fbpx

Mantener las formas

Información publicada por:

Suplemento La Vanguardia - Rosa Girona

23/05/2017

Mantener las formas

El uso continuado de las nuevas soluciones anticelulíticas y reductoras demuestran una eficacia visible que las convierte en los “must” de la temporada. Son el mejor complemento para unos hábitos de vida saludables.


 

Se presentan en forma de geles, cremas, parches o complementos alimenticios y van cargados de activos cada vez más concentrados con el objetivo de disolver los nódulos de celulitis y la grasa localizada que afean la silueta.

Su aplicación constante se traduce en una pérdida de volumen y un contorno global más definido, y de ahí su éxito en ventas y expectación. Hay que tener en cuenta que sus acción se multiplica sobre una piel limpia y liberada de células muertas, por eso es importante practicar el gesto de la exfoliación.

Aunque no son la solución definitiva ni obran el milagro, los resultados saltan a la vista, lo cual es de agradecer y más ahora cuando el buen tiempo y la mayor ligereza de ropa dejan la piel al descubierto. No hay que olvidar que “más del 85% de las mujeres tienen celulitis, un problema que aparece a partir de la pubertad”, nos recuerda el Dr. Mato Ansorena.

 

BUENOS HÁBITOS. MEJORES RESULTADOS

Además de la aplicación de cosmética específica, este experto nos indica los mejores hábitos para combatir el problema desde diferentes frentes, todos ellos muy sencillos y al alcance de cualquiera.

Caminar, por ejemplo, activa la circulación de las piernas, las tonifica y contribuye a la eliminación de grasa. Beber agua es, asimismo, fundamental para eliminar toxinas y que la piel aparezca hidratada. También el control de sal en las comidas reduce el problema de retención de líquidos y, por tanto, de volumen corporal. Un truco sencillo y que funciona, como señala el Dr. Ansorena, es “reducir poco a poco la cantidad de sal en las comidas, para que el paladar no note tan de repente el cambio de sabor”. En cuanto a la alimentación, añade, “lo más aconsejable es elevar el consumo de fruta, frutos crudos y verdura. Además, hay que reducir la ingesta de azúcar y grasas”. Por otro lado, la piel agradece acabar la ducha diaria con agua fría, ya que activa la circulación en aquellas zonas más propensas a almacenar grasa. Asimismo, tal y como apunta el Dr. Ansorena, no se recomienda llevar pantalones muy ajustados, puesto que “no permiten que se eliminen de una manera correcta los líquidos y toxinas sobrantes del organismo”.