fbpx

La “Prueba del Bikini”

Información publicada por:

Barcelona Divina - Francina Ramonet

15/05/2017

La “Prueba del Bikini”

La “Prueba del Bikini”. En verano, más atractiva

Empieza la carrera a contrarreloj. ¿Cuánto tiempo falta para disfrutar de las vacaciones? Ya sea un mes, dos o tres, aún se está a tiempo de llegar a la playa o la montaña en plena forma. Con nuestro plan de ataque superarás la terrorífica “prueba del bikini” que nos congela la respiración, nos enoja o nos sorprende.


Despertar del letargo

El cuerpo es sabio. Durante los meses fríos permanece oculto y, por lo tanto, el abandono irrumpe con parsimonia: con tonalidad lechosa, sin luminosidad, flacidez y con un batallón de células muertas impidiéndome mostrarse liso, uniforme y suave. Para colmo, cuando nos queremos dar cuenta, el espejo nos devuelve una imagen de glúteos, abdomen, caderas y piernas totalmente distorsionado…o así lo percibimos. ¿Desde cuándo tengo esta piel de naranja? ¿Debo ponerme en serio con un plan estético riguroso para recuperar la silueta?

 

Oxigenar la piel

Ocurre una vez al mes. Las células epidérmicas se renuevan de forma natural, unas mueren y otras nacen paralelamente. Para ayudarla a que se regenere convenientemente, el primer paso es la exfoliación: guante de crin en mano, la mayoría de productos corporales incorporan sales o micro cristales para arrasar y aceites esenciales para nutrir al mismo tiempo y evitar irritaciones.

 

Adiós a la sequedad

Una piel bonita y luminosa es el reflejo de un cuerpo sano. Si quieres mantenerla así, es muy importante que la hidrates.

Los días de aridez por los que tu cuerpo se ha visto obligado a pasar han llegado a su fin, la piel pide a gritos todos los beneficios que la cosmética pueda aportarle. Cuida los niveles óptimos de humedad de la piel. Para ello, utiliza cremas hidratantes y jabones con sustancias emolientes que respetan el ph.

Además es aconsejable dormir un mínimo de ocho horas diarias, ya que es durante el sueño cuando la piel aprovecha para recuperarse en profundidad.

En cuanto a la alimentación que no falte en tu dieta diaria alimentos ricos en antioxidantes, minerales y vitamina A y C, pues participan y son necesarias en la renovación celular.

 

Celulitis y grasas localizadas

La celulitis es el enemigo común, ese inquilino ingrato que se aloja sobre todo en glúteos, muslos y caderas, pero que también puede aparecer en rodillas, brazos y abdomen. Ni las más delgadas están a salvo. Porque no es una cuestión de peso, son un trastorno circulatorio a nivel local, que supone la acumulación de impurezas y desechos en las células adiposas de la hipodermis. A medida estas crecen, se deforman las membranas que las envuelven y aparecen bultos. Una vez comienza el proceso, la piel pierde elasticidad.

Tus peores enemigos:

  • El alcohol y los dulces: el azúcar va dircto a las células adiposas si no se quema enseguida
  • Las prendas muy ajustadas, porque dificultan la respiración
  • El café y el tabaco, que aumentan las toxinas
  • La sal: favorece la retención de líquidos
  • El sobrepeso
  • El sedentarismo. Mantente activa
  • Cruzar mucho las piernas
  • El estreñimiento
  • El estrés, la ansiedad y la falta de descanso
  • El calor directo sobre la piel

Tus mejores aliados: 

  • Una dieta equilibrada, rica en fruta, verdura y fibra y pobre en grasa
  • El agua. Bebe dos litros diarios
  • Descansar con las piernas en alto
  • El ejercicio físico regular, sobre todo el que obliga a trabajar las piernas
  • Camina, corre, monta en bicileta y sube muchas escaleras
  • El drenaje linfático: un masaje suave que moviliza toxinas y mejora la circulación.

 

CELULITIS Y CREMA GRASAS

SLIM Plan 20 días dde Humalik

Con extractos naturales que se dividen en tres grupos: los que movilizan y, eliminan líquidos, los que controlan las grasas que ingerimos y los que queman las grasas acumuladas.

 

Chequea tu alimentación

La alimentación es la base fundamental para que todo el engranaje de nuestro cuerpo se ponga en marcha. Cerebro, huesos, piel, memoria…todo depende del aporte nutritivo y, por ello, hay que mimarlo y no incurrir en errores que pueden perjudicar nuestra salud.

APUESTA POR…

Alimentos ricos en nutrientes y bajos en calorías..

  • Las verduras. Están repletas de vitaminas, minerales y sin apenas calorías. Pero controla. No te engañes hinchándote a “maxi ensaladas” aderezadas con salsas ni te pases con el aceite de oliva.
  • Las frutas. Aunque todas son buenas, las más calóricas son el plátano, la ciruela. Las pasas y el dátil.
  • El pescado. Es rico en proteínas, con menos calorías que la carne y una grasa más saludable.
  • Carne magra. La de ave (pollo, pavo…) tiene menos contenido graso. Evita comer la piel.

 

NO ABUSES DE…

  • Harinas refinadas. Pan, pasta, galletas…
  • Azúcar. Bebidas, gaseosas (incluidas las light), chocolate, dulces… Y mucha atención con las comidas preparadas, como zumos y salsas ya que contienen más azucares y calorías de los que imaginas. Comprueba sus ingredientes; los que acaban en “osa” (lactosa, fructosa…) delatan la presencia de azúcar.
  • Grasas saturadas. Aparca los embutidos, los quesos y las carns más grasientas.
  • Productos lácteos. Prueba los desnatados con los que ingerirás menos grasas, pero las mismas vitaminas y calcio. Los yogures, bajos en calorías, son siempre buenos.
  • Sal. Favorece la retención de líquidos.. Prueba a condimentar tus platos con especias y descubre sus virtudes aromáticas.
  • Alcohol. Aporta muchas calorías (7 por gramo) y ningún beneficio alimenticio. Sólo engorda.

 

Renueva la piel del rostro

Si la piel va a exponerse al sol, conviene prepararla para conseguir un bonito tono dorado.

Apostamos por un tratamiento global para luchar en varios frentes.

Sí, la cosmética reciente se afana para englobar una lucha sin tregua contra las arrugas, flacidez, falta de tono, deshidratación…Y todo dentro de envases cada vez más preciosos -y preciados-. Frente a la cosmética de acción inmediata, esta nueva generación de cosmética global prefiere ir “lenta pero segura”, con resultados previstos a medio y largo plazo. Estos tratamientos afirman que la piel tiene memoria y decisión propia y que es capaz de asimilar todo, o sólo, aquello que necesita. Sus formulaciones son generalmente a base de sustancias activas únicas por su poder rejuvenecedor, estimulador y regenerante, como el ácido hialurónico (encargado de proporcionar hidratación, volumen y elasticidad a la piel); vitamina A (protege las membranas celulares y es capaz de reducir los signos visibles del envejecimiento cutáneo); vitamina C (refuerza, repara el tejido conjuntivo y ayuda al sistema inmune de la piel), y otras moléculas “secretas”. producto de años de investigación.

LESIONES VASCULARES

Entre todas las lesiones de origen vascular que afectan el rostro, las talangiesctasiasias más comúnmente conocidas como arañas vasculares o varículas, y la cuperosis son las más fráecuentes. Las primeras surgen cuando las venidas próximas a la superficie de la piel se dilatan hasta formar una red en forma de tela de araña que se extiende por las mejillas y las aletas de la nariz. Sin olvidarnos las varices de las piernas.

La causa de su aparición, además de la genética, la más común, hay que buscarla en las excesivas exposiciones al sol y al abuso del tabaco.

Un cambio brusco de temperatura supone una experiencia traumática ante la que reaccionan enrojecimiento intensamente y produciendo en quien la sufre una incomodísima sensación de calor; el tabaco y el alcohol, de acción vasoconstrictora, tienen un efecto devastador, lo mismo que las comidas excesivamente picantes o especiales. Por no hablar de la exposición directa al sol, la peor tortura a la que una piel de estas características puede ser sometida.

Los distintos tipos de láser han marcado un antes y un después en el tratamiento de estas lesiones vasculares gracias a los resultados que ofrecen, realmente espectaculares.

PIELES CON MANCHAS

La lucha contra las manchas de la piel no es invento de los laboratorios cosméticos. Hace algunas décadas, cuando no existían cremas, sueros, mascarillas o tratamientos quirúrgicos, las mujeres machacaban botones de nacar y tras mezclarlos con zumo de limón aplicaban la mezcla sobre lunares y diversas manchas cutáneas para eliminarlas, o al menos, intentar aclararlas.

Hoy las manchas de la piel o discromías siguen siendo un problema para millones de mujeres, las zonas más afectadas suelen ser aquellas partes del cuerpo más expuestas al sol y al aire libre como el rostro, el cuello, el escote y las manos.

Estas anomalías de la piel se deben a un aumento de nivel de melanocitos o a una producción exagerada de melanina que persiste a nivel de la dermis o la epidermis. Existen diferentes tipos de manchas -ante la mínima duda sobre su aspecto, hay que consultar a un dermatólogo.

 

Mejorando lo presente

Cambiar el aspecto físico, terminar de una vez por todas con ese complejo fruto de la herencia o de un accidente, en definitiva, sentirse a gusto con uno mismo es el objetivo de la cirugía plástica y estética y de la medicina estética.

Tratan de solucionar por un lado, los desarreglos producidos por una disarmonía genética (nariz torcida, orejas de soplillo, pómulos inexistentes) y, por otro, los problemas derivados del envejecimiento (párpados caídos, bolsas pronunciadas, arrugas profundas, doble mentón o papada).

Actualmente los resultados son totalmente naturales, no alteran los rasgos ni la expresividad. Son tratamientos mínimamente invadidos que ofrecen cada día disciplinas más innovadoras capaces de cubrir todas las necesidades. Pero no hay que olvidarse de que el binomio salud y belleza es indivisible. Una arruga no es únicamente un pliegue visible en la piel. Forma parte de un fenómeno fisiológico del envejecimiento a tener en cuenta. Es por ello que la autentica revolución de la medicina estética está en los especialistas dispuestos y capaces de estudiar la arruga no solo desde un prisma estético, sino desde una visión global. Porque al fin y al cabo, todo es una cuestión de tiempos.

 

A pleno sol

Fue Coco Chanel quien, desafiando las costumbres de su época, lanzó e 1920 la moda del bronceado. En poco tiempo, las playas se inundaron de gente elegante que pasaba tres meses al año entregada a una vida de ocio y rayos ultravioleta. Desde entonces, hemos oído hablar de las maravillas del sol y de los peligros que esconde. Pero el buen tono que proporciona es demasiado tentador para renunciar a él . ¿Es el ángel o demonio? Un poco de todo. Lo importante es conciliar sus dos caras con ayuda de la protección cosmética.

El sol, en dosis adecuadas, es vital para la salud. Pero los dermatólogos insisten en que es necesario protegerse de él, porque causa estragos en nuestra piel. Para empezar: envejecimiento cutáneo prematuro, manchas, pequeñas venas visibles y pérdida de elasticidad.

Para defendernos sin dejar de disfrutar, hay dos reglas de oro: Prudencia a la hora de exponerse al sol y usar siempre protección.

¡¿Que rayos…-?!

El sol produce dos tipos de radiaciones ultravioletas: UVB y UVA. No todos los solares protegen de estas últimas. Así que, ¡ojo a la hora de elegirlos!

  • Los rayos UVB actúan a corto plazo enrojeciendo la piel y provocando quemaduras.
  • Los UVA son el enemigo que no se ve: su efecto acumulativo sólo se percibe a largo plazo. Tienen mayor capacidad de penetración  (pasan incluso a través de los cristales) y llegan a las capas más profundas de la piel, acelerando su envejecimiento y dañando el ADN.

 

LAS DOS REGLAS BÁSICAS

  1. Moderación. Por mucha protección que te apliques, no estés horas y horas bajo el sol. Ten especial cuidado entre las 12h y las 16h en verano.
  2. Protección. Necesitas sombrero, gorra, gafas de sol y un buen producto solar.

Y ADEMÁS…

Seguro que has elegido minuciosamente el destino de tus vacaciones. ¿Por qué no ser igual de cuidadosa con la protección solar? Depende del fototipo de tu piel (su grado de sensibilidad al sol) y de tu destino estival. La incidencia de los rayos solares es distinta en la playa, el trópico, la montaña o la ciudad. La finalidad es disfrutar sin riesgos de un bronceado saludable.

3 deportes pasados por agua

El sol produce dos tipos de radiaciones ultravioletas: UVB y UVA. No todos los solares protegen de estas últimas. Así que, ¡ojo a la hora de elegirlos!

Los deportes de agua son un plan perfecto si quieres meter en un mismo saco salud, aire libre y aventura. Además, no necesitas una preparación física especial.

Buceo

El buceo es uno de los deportes más relajantes y completos que existen, y que promueve la interacción entre el ser humano y el medio acuático.

  • Necesitas: aletas, un tubo, unas gafas o lunetas.
  • Fortalece: Todos los músculos, activas el ritmo cardíaco y relajas las articulaciones.

Por lo que quemas toda la grasa que se encuentra en el cuerpo y tonticas cada tendón y músculo corporal.

Natación 

Mediante la natación ejercitamos todo el cuerpo. La densidad del agua en el mar y las olas intensifican el ejercicio.

  • Necesitas: Un traje de baño de espalda cruzada.
  • Fortaleces: Todos los músculos del cuerpo. Desarrollas la capacidad pulmonar y cardiovascular y potencia, trabaja el corazón y los músculos de las piernas, los brazos, el torso y las caderas.

 

Vela ligera

Si adoras el alta mar y quieres sentir libertad en estado puro es tu deporte. Dentro de la vela ligera puedes elegir entre 12 especialidades a practicar de forma individual, en pareja o en grupo, no necesitas conocimientos, pero se aconseja empezar con un monitor en embarcaciones adecuadas a tu nivel.

  • Necesitas: Cangrejeras o náuticos
  • Fortaleces: La parte superior del cuerrpo: manos, brazos, espalda. Además pondrás a prueba tu equilibrio y resistencia.

 

Windsurf

Puede ser una alternativa perfecta para dar un giro a las rutinas establecidas en el gimnasio. Este deporte trabaja todo el cuerpo, te permite estar en forma y además te posibilita el perder una gran cantidad de calorías al mismo tiempo que disfrutas. No es cuestión de fuerza, sino de equilibrio. Las claves están en la postura del cuerpo, los brazos y los pies.

  • Necesitas: Una tabla adecuada a tu nivel, altura y peso. Y un chaleco salvavidas.
  • Fortaleces: hombros, antebrazos y parte baja de la espalda, cintura y piernas.

 

Remo

Es raro encontrar una actividad que trabaje tantos grupos musculares a través de un movimiento tan amplio como el remo. Si cuentas con una preparación física mínima puede ser tu deporte. También puedes remar sola o con compañeros de bote, con los que deberás coordinarte bien.

  • Necesitas: Bote y remos. Te ayudaran unos guantes de neopreno.
  • Fortaleces: Todas las partes del cuerpo pero, especialmente, tórax, rodillas, caderas, brazos y hombros. Es ideal para el corazón y los pulmones. Además, un excelente quemador de calorías.

 

Cabello: reparar, proteger  y nutrir

En verano es cuando más sufre el cabello y si no se le atiende lo suficientemente bien, cuando la estación de las alegrías termine no habrá más remedio que llevarse las manos, o en este caso la tijera a la cabeza, para arreglar el desaguisado. Si además el cabello en cuestión es fino, sensible y está desvitalizado el problema es aún más grave.

Por ello prevenir, proteger y calmar son los tres gestos básicos que deben tenerse en cuenta a la hora de tratar el cabello en esta época: protegerlo del sol es fácil con los numerosos productos capilares que se encuentran en el mercado. Igual de sencillo es realizar la operación aftersun, con champús, mascarillas, acondicionadores, e incluso productos de peinado, específicos para después del sol. Sin embargo para que estos métodos sean eficaces es preciso que el cabello se encuentre fuerte y sano.

Un cabello débil es sinónimo de pelo sin brillo, triste, frágil, con problemas de caída, de rotura, de puntas abiertas, áspero y deshidratado. Pero aunque pueda parecerlo, todo esto no es producto de una confabulación enemiga contra nuestro pelo, simplemente es el resultado de la falta d extensiones durante el resto del año.

Para ello nada mejor que el empleo de productos que fortalezcan los cabellos debilitados y que extremen la hidratación con acondicionadores, champús, sérums, aceites, mascarillas y los bálsamos especiales para puntas abiertas.

Además también es importante seguir una dieta equilibrada, ya que la base de una buena salud capilar pasa por incluir en la dieta oligoelementos (azufre, zinc, magnesio y vitaminas A, E).

Por supuesto, el empleo de productos que contengan entre sus ingredientes estos elementos y que sean adecuados al tipo de cabello logrará resultados espectaculares, permitiendo lucir un cabello suave, fuerte, brillante, luminoso y, sobre todo, sano.