La genética y el envejecimiento de la piel

La genética y el envejecimiento de la piel

Entrevistamos a la Doctora Carla Ferrándiz Pulido; Especialista en Dermatología médico-quirúrgica, venereología y cosmética sobre la importancia del envejecimiento de la piel y el papel que juega la genética en este proceso.

 

  • ¿Qué factores influyen en el envejecimiento de la piel?

El envejecimiento de la piel es un proceso fisiológico que se produce por dos tipos de factores. Los intrínsecos, sobre los que no podemos actuar, como los genes, el sexo, el paso de los años o la menopausia; y los extrínsecos o modificables, de los que sin duda el factor más importante es la radiación ultravioleta o radiación solar, pero también incluiríamos el tabaco, el azúcar, el estrés o la contaminación ambiental.

  • ¿De qué manera nos influye el estrés?

El estrés en sí no es causa de ninguna enfermedad, sin embargo, las empeora todas, las de la piel y las de otros órganos. El estrés que sufrimos afecta a nuestro cuerpo de forma negativa, nos estrecha las arterias, aumenta la liberación de cortisol, la producción de radicales libres… Aunque el envejecimiento de la piel no es una enfermedad, sino algo fisiológico, el estrés actúa también de manera negativa, acelerando el proceso.

  • ¿Qué consejos nos daría para prevenir la oxidación de la piel?

La oxidación de la piel es un proceso químico que ocurre como consecuencia del exceso de radicales libres, en el que se destruyen la células sanas de la piel, produciendo un envejecimiento prematuro. La mejor manera de prevenir la oxidación de la piel es evitando los factores que propician la aparición de radicales libres como el sol, el tabaco, la contaminación ambiental o el estrés. Además, es recomendable utilizar foto-protectores así como llevar una dieta rica en antioxidantes (frutas y verduras frescas) junto con la toma de complementos alimenticios que la refuercen.

  • ¿Es cierto lo que dicen de que beber 2 litros de agua al día influye de manera positiva?

Una hidratación abundante es buena para el cuerpo humano y concretamente para la piel, ya que ayuda a prevenir la deshidratación, enfermedades inflamatorias y le otorga un aspecto más saludable. La piel es un órgano sobre el que podemos actuar directamente, con el uso de cremas hidratantes, o indirectamente desde el interior, con lo que conseguimos una completa restauración.

  • ¿Cómo nos afecta el ambiente y qué peso tienen los genes en el envejecimiento?

La herencia juega un papel fundamental, pero lamentablemente todavía no podemos actuar directamente sobre los genes para prevenir el envejecimiento. Por otro lado, también se ha demostrado el importante efecto que tiene el ambiente. Algunos ejemplos que me gustaría destacar son en primer lugar los conductores profesionales, en los que se ha demostrado suelen tener más arrugas en el lado izquierdo del rostro (lado de la ventanilla), que en el derecho; en gemelas en las que una es fumadora, las arrugas son más numerosas en esta que en la no fumadora. Un signo evidente de la influencia del sol en la aparición de arrugas son todas las que aparecen en la cara o escote (áreas expuestas al sol de forma crónica), en comparación con las que aparecen en glúteos o pecho (áreas en principio menos expuestas a la radiación solar).

  • ¿Es bueno tomar el sol para adquirir vitamina D? ¿Cuánto es el tiempo máximo que deberíamos exponer nuestra piel a los rayos solares?

La vitamina D tiene múltiples funciones en nuestro organismo y es fundamental tener unos niveles adecuados para prevenir sobre todo la osteoporosis y ciertos tipos de cáncer, entre otras cosas. La principal fuente de vitamina D en nuestro organismo es la radiación ultravioleta. A pesar de que se ha descrito una epidemia de hipovitaminosis D en países desarrollados, una exposición al sol diaria de unos 15 minutos serían suficientes para sintetizar los niveles necesarios de vitamina D para el organismo. No es recomendable, desde mi punto de vista, la exposición solar sin foto-protector durante más de 30 minutos.

  • ¿Cómo podemos prevenir las manchas?

La mejor manera de prevenir las manchas es sin duda evitando la exposición solar y utilizando foto-protectores antes de la exposición.

  • ¿A qué edad es recomendable comenzar a usar cremas antiarrugas?

Lo más importante es mantener la piel sana, evitando los factores que la hacen envejecer de manera prematura y manteniéndola bien hidratada. La edad a la que empezar a utilizar las cremas con componentes específicos antiarrugas dependerá de cada persona, pero en general, es mejor empezar cuando todavía no han salido muchas, a partir de los 30- 40 años.

  • ¿Qué tipo de pieles tienden más al envejecimiento? ¿Influye el tipo de piel en la hiperpigmentación?

Las pieles claras envejecen antes que las oscuras. Estas últimas, al estar más pigmentadas tienen más protección frente a los rayos UV y protegen más el ADN de las células de la piel. Por tanto, las pieles oscuras, al producir más melanina tienden a deteriorarse menos. Asimismo, la piel de las mujeres envejece antes que la de los hombres, sin embargo la de estos lo hace de manera más brusca.

  • ¿Es recomenda consumir colágeno? ¿En qué manera afecta a nuestra piel?

El colágeno es una proteína natural imprescindible para realizar la función de soporte en la piel, confiriéndole flexibilidad y firmeza. Con el paso de los años, y sobre todo cuando las mujeres sufren la menopausia, se produce un descenso progresivo del colágeno en la piel. Como consecuencia, la piel pierde firmeza, resistencia y elasticidad y con ello la aparición de arrugas. En este sentido, tiene toda la lógica ofrecer suplementos de colágeno a nuestra piel. Las cremas que incluyen colágeno entre sus componentes mantienen la piel hidratada, pero al tratarse de una molécula grande, el colágeno no llega hasta la zona donde es deficitario, por el contrario, si lo tomamos de forma oral puede llegar con más facilidad.

  • ¿Qué hábitos de la cultura española deberíamos cambiar?

Actualmente existe una tendencia a tener la piel bronceada, lo que sin duda otorga un aspecto más saludable a corto plazo. Sin embargo, en mi consulta intento inculcar que el estar blanco está de moda, ya que a largo plazo está demostrado que se produce un envejecimiento prematuro de la piel. Y lo más importante, la radiación ultravioleta es la principal causa de cáncer cutáneo, el más frecuente en el ser humano.